wie-lebt-man

Logo

despues-de-lucia-poster

Después de Lucía

by / 3 Comments / 12 View / 6 noviembre, 2012

Texto por Esteban Chaires

Cuando Emilio Azcárraga y Cinepolis se proponen a venderte algo, lo logran. Así sucedió con “Presunto Culpable”, así ha sucedido con “Después de Lucía”, y así seguirá ocurriendo.
“Después de Lucía” se convirtió rápidamente en el abanderado número uno de los temas favoritos de la sociedad: El bullying, o al menos así nos dicta la publicidad, con slogans tan vergonzoso como “El bullying mata” Que no solo tiene el mal gusto de ser spoiler del filme, sino que evoca cierta postura moral con la que se ha vinculado a esta película. El colmo del asunto es una publicidad a manera de folletín donde se puede leer la leyenda “¿Has sido víctima del Bullying? Llama a este teléfono”.

Creo que “Después de Lucía” es una verdadera degradación a la obra de Michel Franco el vender esta historia de esta manera. Siendo que “Después de Lucía” aborda más que eso. Cualquiera que ya la haya visto recordará que su final se aleja de cualquier postura moral de carácter aleccionador.

En “Después de Lucía” encontramos una propuesta propia y honesta, de las que se hacen muy poco en México. Incorpora en su trama la burla mordaz y cínica a las altas clases sociales, una critica que me recuerda al cine de Michael Haneke, en “Funny games”, o “Benny´s video”, con quien presenta otra gran similitud: ambos odian a sus personajes y no tienen miedo de llevarlos hasta el límite por miedo a que no simpaticemos con ellos.
“Después de Lucía” llama la atención por lo minimalista de la fotografía y de su puesta en cámara. Michel Franco se abstiene de hacer cortes dinámicos dentro de las escenas y deja que sean las actuaciones las que lleven el ritmo de la película. Dentro de la producción no se empleó iluminación artificial, ni un gran diseño, únicamente lo necesario para que la imagen sea clara. Este filme nos hace reflexionar en que tan poco necesario es en realidad un gran equipo de producción, y un gran presupuesto para hacer una película, cuando lo más importante es (o debería ser) la historia.

“Después de Lucía” debe ser juzgada por lo que es: no como la siguiente gran película mexicana en Cannes, ni como el exponente de un tema social en concreto, sino como una pequeña (y modesta) obra de arte. De cualquier manera Michel Franco se ha posicionado con como uno de los directores que más prometen en México, y alguien al que es obligatorio seguirle la huella en sus siguientes proyectos.

3 Comment

  1. Me parece que es un buen artículo en cuanto a contenido y opinión, sin embargo creo que hay una que otra falta ortográfica y errores de sintáxis en lo demás bien.

  2. Besos!!

  3. Muchisimas gracias, lo estaba buscando para un trabajo de clase.

Your Commment

Email (will not be published)